Saltar al contenido

Qué ver en Lisboa, 10 lugares imperdibles que debes visitar

Que ver en Lisboa

Considerada como una metrópolis moderna para rivalizar con Londres o París y llena de lugares de interés, Lisboa es una ciudad que llena de lugares fantásticos para descubrir. 

La ciudad rebosa una gran cantidad de historia, con relatos de todo tipo, desde imperialistas romanos hasta exóticos piratas bereberes, constructores árabes y feroces caballeros de la Reconquista, todo envuelto en los grandes palacios y distritos patrimoniales.

Obtenga la tarjeta Lisbon Card para acceso gratuito a museos, descuentos y acceso ilimitado al transporte público

No tendrás que buscar muy lejos la vida nocturna, ya que puedes sumergirte en la mezcla de fado y cafeterías en el distrito de Bairro Alto, o quizás prefieras disfrutar de lo último en arte moderno y contemporáneo, en el Museo Colección Berardo, o enfrentarte cara a cara con un tiburón en el Acuario de Lisboa. 

Mientras tanto, el misticismo de la tan nombrada Sintra se esconde en las colinas cercanas, mientras que en las penínsulas que rodean el estuario del Tajo y la costa atlántica abundan tramos interminables de playas vírgenes.

Sin más dilación, aquí tenéis las 10 mejores cosas para hacer en Lisboa :

Abadía de Alcobaça

Monasterio de Alcobaça

Todo y que no se encuentra en el mismo Lisboa, hemos querido empezar por uno de los monumentos más espectaculares de Portugal.

Catalogada Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1989, la también conocida como Abadía de Santa María de Alcobaça tiene sus inicios en el año 1178. Los monjes de la Orden del Císter tomaron la iniciativa de construir este monasterio. Lo interesante de esta edificación es que es la primera arquitectura gótica levantada en Portugal. 

Reserva esta Excursión a Batalha, Nazaré, Alcobaça y Óbidos, y descubre los imponentes monumentos Lusos de un valor incalculable

Al llegar, este es uno de los primeros lugares que ver en Lisboa porque desde julio de 2007 forma parte de las Siete Maravillas de Portugal. Luego de su construcción, el edificio original fue ampliado y enriquecido con frecuentes donaciones por parte de la familia Real.

Esta es una de las abadías cistercienses más importantes de Europa, esto se debe a su increíble estado de conservación y su arquitectura, sello del Císter. Es una majestuosa edificación llena de detalles que disfrutarás si te tomas el tiempo de recorrerla ¡un lugar que merece la pena visitar!

Barrio de Alfama

Barrio de Alfama

Alfama es el barrio más viejo de Lisboa y uno de los más tradicionales de la ciudad, este lugar es el corazón de la vida lisboeta. Por lo tanto, no puedes obviar su visita durante tu viaje. Al recorrer el barrio te encontrarás con calles estrechas y fachadas desconchadas que te invitan a conocer más sobre su historia.

La mejor opción para iniciar el recorrido dentro de la zona es tomar el tranvía 28 que sale de la Plaza Martim Moniz. Recomendamos tomarlo en horas de la mañana para evitar hacer largas colas y disfrutar mejor del paseo. Este popular barrio alberga una gran cantidad de monumentos y atracciones que te sorprenderán.

La Catedral o Sé de Lisboa, por ejemplo, es una edificación de estilo románico ubicado en este maravilloso barrio. Se trata de uno de los pocos monumentos que aún se mantienen en pie luego de graves acontecimientos como terremotos e incendios que arrasaron la ciudad.

Déjate cautivar por los miradores y murales que tiene el barrio ofreciendo vistas maravillosas que no encontrarás en otro lugar.

Oceanário de Lisboa

Oceanário de Lisboa

El mayor acuario interior de Europa se encuentra en Lisboa y fue creado por el arquitecto Peter Chermayeff para la Expo 98. Se encuentra rodeado de agua y se asemeja a un puerto flotante, ubicado en una de las áreas más futuristas de la ciudad. Situado específicamente en el barrio Parque de las Naciones.

Este acuario posee un conjunto de 16.000 representaciones de alrededor de 450 especies marinas distribuidas en distintos espacios. Conformado por un tanque central de gran tamaño con 5.000 metros cúbicos, es decir del tamaño de cuatro piscinas olímpicas. En él encontraremos rayas, barracudas, un imponente pez luna y morenas hurañas.

Compra aquí tu Entrada al Oceanário de Lisboa y evita las colas de compra en las taquillas

Entorno al tanque central encontrarás cuatro tanques adicionales que simulan cuatro hábitats distintos. Las especies que conviven en estos tanques se han adaptado muy bien a esta recreación. 

Veremos recreaciones de la línea costera de la Antártida, la cosa rocosa del Atlántico, los arrecifes de coral del Índico y los bosques laminariales del Pacífico. Disfruta junto a toda la familia de una atracción única e inolvidable.

Elevador de Santa Justa

Elevador de Santa Justa

El elevador de Santa Justa es una de las atracciones más peculiares de Lisboa y una de las más visitadas por los turistas. Esta maravillosa estructura tiene sus orígenes durante la Revolución Industrial del siglo XIX. El elevador transporta a sus usuarios por un recorrido de 45 metros que separan el barrio de Baixa hasta el Largo do Carmo.

En la época en la que se levantó, el hierro forjado era un material que no sólo se usaba para la construcción. Sino que también era sinónimo de un arte bastante sofisticado. El exterior del elevador se encuentra decorado con célebres arcos de estilo neogótico donde la geometría era parte fundamental dentro del diseño.

Una opción más económica de subir al Elevado es adquirir este pack: Tranvía turístico de Lisboa + Elevador de Santa Justa y funiculares

Si aún no sabes qué ver en Lisboa esta atracción turística deberá estar entre las primeras. En la parte superior del elevador se construyó una plataforma que sirve como mirador, desde donde disfrutarás de las mejores vistas del centro de la ciudad. ¡No te pierdas esta singular atracción!

Museo Nacional del Azulejo

Museo Nacional del Azulejo

Si existe algún museo típico de la cultura portuguesa ese es el Museo Nacional del Azulejo. Con un coste de 5€, aquí encontrarás exposiciones de cerámicas o azulejos que se remontan a todas las épocas de la historia de Lisboa. Recorriendo las galerías podrás conocer el estilo de vida y un poco más sobre el pasado artístico de la ciudad. 

La colección que ofrece el museo es simplemente estupenda, echando un vistazo a los inicios de este método decorativo con la toma árabe de la ciudad. El recorrido comienza con una exposición de los azulejos más antiguos ubicados en la planta baja del recinto, cuyas muestras datan del siglo XVII.

Obtenga la tarjeta Lisbon Card para acceso gratuito a museos (incluido el Museo de los Azulejos), descuentos y acceso ilimitado al transporte público

Estando en la primera planta veremos azulejos a partir del siglo XVIII y hasta el siglo XX, esto incluye una parte de azulejos modernos bastante atractivos. Al llegar a la segunda plata deleitarás tu vista con la obra más importante del museo, un sensacional panel de azulejos. Nada más y nada menos que 23 metros de obra… ¡Si, así como lees!

Esta pieza muestra cómo era la ciudad antes del terremoto que azotó Lisboa en el año 1755. La sala Santos Simões alberga tradicionales composiciones portuguesas en blanco y negro. ¡Déjate sorprender por esta maravilla artística!

Monasterio de Los Jerónimos

Monasterio de Los Jerónimos

En 1983 la UNESCO declaró este monasterio Patrimonio de la Humanidad. La edificación es la mejor ejemplificación de la arquitectura manuelina de Portugal además de conmemorar a la época dorada de los hallazgos. Ya que el Rey Manuel I ordenó su levantamiento en homenaje al regreso de la India de Vasco de Gama.

Esta obra fue costeada por los impuestos provenientes de las colonias. Se halla ubicado en el barrio de Belém y su construcción terminó en el XVI. El monasterio cuenta con una fenomenal fachada que mide unos 300 metros de largo y un hermoso claustro. Además, se destaca una majestuosa iglesia con la figura de Ntra. Señora de Belém.

Te recomendamos la excursión Tour por Belém y el monasterio de los Jerónimos para conocer en profundidad uno de los monumentos más bellos de Lisboa

El claustro es el hogar de un patio que ha sido recientemente renovado y guarda las tumbas del poeta Luís de Camões y Vasco de Gama. También se encuentran las tumbas de monarcas portugueses como Catalina de Austria o Manuel I. 

Dentro del monasterio se encuentran el Museo de Arqueología y el Museo de la Marina. En este lugar también se firmó el muy conocido Tratado de Lisboa de la Unión Europea, en 2007. 

Torre de Belém

Torre de Belém

Esta torre tiene una data del XVI que al igual que el Monasterio de Los Jerónimos era la época de los descubrimientos. La Torre de Belém fue construida con la finalidad de defender la entrada al puerto por la vía del Tajo. Tiempo después se utilizó como centro para recaudar impuestos e incluso sirvió como prisión. 

Reserva AQUÍ tu FREE TOUR por Belém

En la decoración de esta torre se puede ver la influencia árabe que tuvo en el diseño de la edificación. Y esto lo podemos afirmar viendo los balcones, los arcos y la cúpula de la torre. Este es otro lugar qué ver en Lisboa gracias a su impresionante arquitectura y pasado interesante. 

Playas de Costa da Caparica y playas de Ericeira

Playas de Costa da Caparica y playas de Ericeira

15 km de playa te esperan en Playas de Costa da Caparica a sólo unos minutos de la ciudad. A los lisboetas les gusta visitar la costa tanto en invierno como en verano. En estas playas podrás disfrutar de espacios destinados a todos los estilos y gustos

Otra de las favoritas de los lisboetas y turistas son las playas de Ericeira una Reserva Mundial de Surf para los amantes de este deporte. No te preocupes si no sabes surfear, estas playas también son ideales para los que no practican este deporte. Algunas de sus playas tienen aguas tranquilas donde podrás practicar buceo. ¡El sol y la arena te esperan!

Arco de Rua Augusta

Arco de Rua Augusta

El origen de esta atracción turística se remonta al año 1755 luego del terremoto devastador que acabó con la mayor parte de los edificios de Lisboa. Es en ese momento que se decidió construir este arco como ícono de la reconstrucción de la localidad. En aquel momento comenzaba una nueva era arquitectónica encabezada por el Marqués de Pombal. 

Compra Aquí tu Entrada al Arco de Rua Augusta

La primera estructura no convenció del todo y tuvo que ser demolida. Por lo que el Arco de Rua Augusta como lo conocemos actualmente no se levantó hasta el siglo XIX. Este proyecto fue dirigido por José Veríssimo da Costa. 

En la parte superior del arco notarás varias esculturas que rememoran la Gloria, el Genio y el Valor, una obra de Célestin Anatole Calmels. Desde el mirador podrás verlas detalladamente, y lo mejor es que casi podrás tocarlas.  

Cabo de Roca 

Cabo de Roca

Un hermoso acantilado llamado Cabo de Roca es otra de las cosas que ver en Lisboa a una altura de 140 metros por encima del Atlántico. Este es el punto donde se acaba la tierra y comienza el mar en Lisboa, además se encuentra dentro del Parque Natural de Sintra-Cascais. 

Nuestra última recomendación es una de las mejores excursiones que puedes hacer desde Lisboa: Tour por Cascais, Cabo da Roca y Boca do Inferno

Ofrece un increíble mirador con vistas hacia la costa que se corta con el océano. También encontraremos un pequeño molino donde se encuentran inscritas las coordenadas exactas de este cabo. Aquí veremos un faro originario de 1772 y es uno de los más viejos de Portugal. Además, podrás tomar un café o comer un delicioso platillo en el café-restaurante. 

Otras guías que te pueden interesar: